© Proudly created with Wix.com

  • Favorece el aprendizaje de posturas y desplazamientos transitorios, por ejemplo, el reptado y el  gateo, los cuales son fundamental para el control postural del tronco. De este modo, las extremidades quedan libres  para la manipulación de objetos, como base fundamental para el desarrollo del pensamiento.
  • Los bebés que se arrastran o gatean pueden ocupar este elemento, pero también los que hacen “paraditos” y caminan.
  • Al tener caras cerradas y otras abiertas con barrotes, techos cerrados y algunos con hoyos para mirar y sacar la cabeza, es un elemento que favorece de manera maravillosa la exploración.
  • Define el estar dentro del estar fuera, esconderse y aparecer, cosa fascinante para los pequeños. Los niños se sienten tranquilos dentro, pueden descansar o seguir gateando de un lado a otro.

Laberinto simple o completo

$120.000Precio
Simple o completo
  • Desde que los niños empiezan a girarse (7 meses aprox.).